El reciclado de vidrio en Europa

Contenedores de vidrio
Contenedores de vidrio

El vidrio es un silicato que funde a 1.200 grados. Está constituido esencialmente por sílice (procedente principalmente del cuarzo), acompañado de caliza y otros materiales que le dan las diferentes coloraciones. El reciclaje del vidrio es el proceso de transformación de los residuos de este material para la obtención de productos reutilizables. Estos deshechos deben de separarse atendiendo a su composición química y a su capacidad de procesamiento, sin perder de vista el uso a que será destinado.

Un material recuperable 100%

El vidrio es un material que por sus características es fácilmente recuperable. Concretamente el envase de vidrio es 100 % reciclable, es decir, que a partir de un envase utilizado, puede fabricarse uno nuevo que puede tener las mismas características del primero. Está facilidad de reutilización del vidrio abre un amplio abanico de posibilidades para que la sociedad y las administraciones afectadas puedan autogestionarse de una manera fácil su medioambiente.

Desde el punto de vista de su aplicación, el vidrio se clasifica en industrial y doméstico. Vidrio industrial es el que no es utilizado como envase para productos alimenticios (almacenamiento de productos químicos, biológicos, vidrio plano: ventanas, cristales blindados, fibra óptica, bombillas, etc). Vidrio doméstico el que se emplea para almacenar productos alimenticios (conservas, vinos, yogures, etc); aunque de una manera más generalizada, es el vidrio que el ciudadano deposita en los contenedores destinados a este fin en nuestros pueblos y ciudades.

Con un sencillo proceso, una botella de vidrio puede ser reciclada para crear una botella nueva de exactamente la misma calidad en solo 30 días, convirtiendo el vidrio en el único material que puede ofrecer un modelo de reciclaje de inicio a fin. Esto contrasta con otros materiales para envase, los cuales son de ciclo cerrado en vez de reciclado.

En muchos casos el proceso se realiza de acuerdo con el color del cristal. Lo tipos más comunes utilizados en los envases destinados al consumo son verde (60%), utilizado masivamente en botellas de vino, cava, licores y cerveza, aunque en menor cantidad en este último; blanco (25%), usado en bebidas gaseosas, zumos y alimentación en general; extraclaro (1O%), empleado esencialmerite en aguas minerales, tarros y botellas de decoracion; opaco (5%), aplicado en cervézas y algunas botellas de laboratorio. Más del 60 % , del vidrio reciclado procede del doméstico, siendo el sector principal de producción de vidrio recuperable.

El reciclado de vidrio en Europa

Botellas antes de ser recicladas
Botellas antes de ser recicladas

La cantidad de vidrio reciclado por particulares en Europa ha aumentado en los últimos años hasta un 67%, con unos 25 billones de botellas y frascos de vidrio recolectados, acorde con los últimos datos de FEVE (La Federación de Envases de Vidrio de la Unión Europea). Confirmada la tendencia al alza de los últimos años, este incremento refleja el aumento de conciencia medioambiental de los consumidores, y los esfuerzos continuos por parte de la Comisión Europea y los gobiernos Europeos de mejorar los sistemas de recogida de vidrio reciclado.

Los nuevos datos revelan que 11 países reciclan ahora alrededor del 75% del vidrio con Suecia, Suiza, Austria, Bélgica y Países Bajos a la cabeza de la lista. En España, los datos son muy parecidos a la media, se recicla un 67,14%, por encima de Francia (63,23%), del Reino Unido (61,74) y de Portugal (56,16%).

Cada tonelada métrica de residuos de vidrio reciclado supone el ahorro de 315 kg de dióxido de carbono que no será liberado a la atmósfera.

Visita a las instalaciones de Grupo Camacho

Vídeo
Vídeo
Para que podáis conocer algo más de los productos de Grupo Camacho, os invitamos a acompañarnos a esta visita a sus instalaciones de Caudete (Albacete) donde veréis no sólo la producción de vidrio ecológico para la filtración de aguas, sino toda una amplia serie de productos destinados realizados a partir del reciclado selectivo. Esperamos que os guste! 😉

Vídeo, parte I

Vídeo, parte II

Aguas Residuales en España

La Comisión Europea va a llevar a España ante el Tribunal de Justicia de la UE por infringir dos normas comunitarias sobre la calidad y la gestión del agua. La primera de ellas se refiere a la depuración de las aguas residuales de las ciudades. Y la segunda, a los planes de gestión de las cuencas hidrográficas.
Según la Comisión, España no garantiza el tratamiento correcto de las aguas residuales procedentes de aglomeraciones de más de 10. 000 habitantes que se vierten en zonas sensibles. La falta de sistemas de tratamiento adecuado, que deberían existir desde 1998, representa un riesgo para la salud humana, las aguas continentales y el medio marino, asegura la Comisión Europea en un comunicado.
La lentitud de los avances registrados por España ha llevado a la Comisión, previa recomendación de Janez Potočnik, comisario europeo de Medio Ambiente, a llevar el asunto ante el Tribunal de Justicia de la UE.

Depuración de aguas

Según la legislación de la UE sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas, las aglomeraciones de más de 10.000 habitantes tenían que disponer de sistemas de recogida y tratamiento de sus aguas residuales para 1998. Los estados miembro tienen que garantizar que el agua que entre en los sistemas de recogida se someta a un tratamiento que se ajuste a las normas de calidad más rigurosas para eliminar los nutrientes antes de su vertido en zonas sensibles desde el punto de vista ambiental.
En realidad, lo que la Comisión europea denuncia no es que las aguas españolas no se depuren, sino que no se depuran lo suficiente. Hay diversos niveles de exigencia respecto a la cantidad y el tipo de contaminantes que pueden retirarse del agua por medio de los diversos sistemas de depuración. El llamado tratamiento terciario es uno de los que más ‘limpia’ deja el agua. La UE exige llegar a ese nivel desde hace años, pero muchas localidades españolas no lo hacen.

Decenas de localidades incumplen

En España, al menos 39 localidades de más de 10.000 habitantes vierten sus aguas residuales urbanas en zonas sensibles o potencialmente sensibles sin un tratamiento adecuado equivalente al tratamiento terciario. La Comisión envió a España un dictamen motivado el 1 de diciembre de 2008 instándola a cumplir los requisitos de la Directiva. España ha registrado progresos desde entonces, asegura la Comisión, pero transcurridos 13 años desde el final del plazo, su cumplimiento global sigue siendo deficiente, por lo que la Comisión ha decidido llevar este asunto ante el Tribunal de Justicia de la UE.
La Directiva sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas dispone que los Estados miembros deben garantizar que las aglomeraciones urbanas, lo que incluye pueblos o urbanizaciones dispersas, recojan y traten correctamente sus aguas residuales urbanas. Las aguas residuales no tratadas pueden quedar contaminadas por bacterias y virus nocivos y representar, por lo tanto, un riesgo para la salud pública. También contienen nutrientes como el nitrógeno y el fósforo, que pueden dañar el agua dulce y el medio marino al facilitar el crecimiento excesivo de las algas, las cuales impiden el desarrollo de otros seres vivos, en un proceso denominado eutrofización y que dejan las láminas de agua con el conocido aspecto de charca verde.
Planes hidrológicos de cuenca
La Comisión Europea también va a denunciar a España por otro incumplimiento en relación con el agua, ya que no ha presentado a la Comisión sus planes de gestión de las cuencas hidrográficas. Esos planes, que debían adoptarse el 22 de diciembre de 2009 a más tardar, son esenciales para alcanzar el objetivo de la UE de un buen estado de las aguas europeas para 2015, según la Comisión Europea. España debe adoptar 25 planes en total, pero solo ha adoptado y notificado uno hasta ahora, por lo que la Comisión va a llevar al estado español ante el Tribunal de Justicia de la UE.
Los planes hidrológicos de cuenca aportan una perspectiva global de los principales problemas de cada cuenca hidrográfica y deben constar de las medidas concretas necesarias para conseguir los objetivos de calidad medioambiental.
En abril de 2011, la Comisión decidió llevar a otros cuatro estados miembro (Bélgica, Dinamarca, Grecia y Portugal) ante el Tribunal por no haber adoptado sus planes hidrológicos de cuenca.

Respuesta española

Por su parte, el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino ha respondido al anuncio de la Comisión Europea con una nota en la que a(MARM) segura que España se encuentra a punto de acabar sus planes de cuenca y que va a informar en breve sobre la situación de las aglomeraciones urbanas que no cumplen con la legislación europea sobre calidad del agua.
«El Gobierno de España trabaja para tener en información pública todos los borradores de los planes hidrológicos de cuenca a lo largo del año 2011. Para ello, es necesario contar con el respaldo de todos los agentes vinculados a la planificación hidrológica que están realizando un gran esfuerzo para sacar adelante dichos planes, aunando voluntades y llegando a acuerdos», asegura el Ministerio.
Respecto a la calidad del agua, el Ministerio asegura que presentará un informe sobre la situación, pero no aclara la fecha. Además, aclara que ha habido avances en los últimos años y que la materia depende de diversas administraciones del Estado: «La depuración de aguas residuales urbanas es una competencia municipal y autonómica, y de la Administración General del Estado en el caso de las actuaciones declaradas de Interés General del Estado. En los últimos años se ha producido una importante evolución en la mejora del cumplimiento de las obligaciones de la Directiva de aguas residuales. En ese sentido, se han llegado a porcentajes de cumplimiento superiores al 95% para la recogida de aguas residuales, y de un 85% de eficiencia para los tratamientos de las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales en zonas normales. Porcentajes ligeramente inferiores corresponden al caso de aglomeraciones en zonas sensibles», asegura el MARM en su respuesta.

Energias Alternativas

La eólica fue la energía que más electricidad generó en marzo
La energía eólica ha batido un doble récord en el mes de marzo en España: fue el mes en que mayor electricidad produjo de su historia y, por primera vez, se situó como la tecnología que más energía eléctrica generó, con una producción total de 4.738 GWh, según datos provisionales de Red Eléctrica de España (REE). Le siguieron la energía nuclear, los ciclos combinados y la hidráulica. Con la generación eólica de marzo, se podría cubrir todo el consumo eléctrico mensual de un país del tamaño de Portugal.
La cobertura de la demanda con la eólica alcanzó en marzo el 21%. Además, gracias a la eólica este mes se han evitado transferencias de rentas al extranjero por valor de unos 250 millones de euros, como consecuencia de las importaciones de combustibles fósiles y de las emisiones de CO2 evitadas. En total, la eólica evitó la emisión de 1,7 millones de toneladas de CO2 en marzo, el equivalente a plantar 850.000 árboles.
“Este hito histórico alcanzado por la eólica demuestra que esta energía, además de ser autóctona, limpia y cada vez más competitiva, es una realidad capaz de abastecer ya a trece millones de hogares españoles”, señala José Donoso, presidente de la Asociación Empresarial Eólica (AEE).
El desarrollo de la eólica, que desplaza en el mercado eléctrico a tecnologías más caras que utilizan combustibles fósiles, es, junto a la elevada hidraulicidad del pasado año, uno de los motivos de que los precios de la electricidad en el mercado mayorista español estuvieran en 2010 entre los más bajos de Europa. Ésta fue la principal razón por la que 2010 fue el primer año en que España tuvo un saldo exportador de electricidad con Francia. En 2010, el coste medio anual del mercado de electricidad español fue de 38 €/MWh, frente a los 47,5 €/MWh de Francia.
De hecho, un informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) refleja que España es el cuarto país exportador neto (exportó más de lo que importó) de la Unión Europa, tras Francia, Alemania y Chequia. En total, España exportó electricidad en 2010 por valor de 8,3 TWh. El año pasado sólo hubo seis países europeos exportadores netos de electricidad.
La eólica cerró 2010 con una potencia instalada de 20.676 MW, en línea con los objetivos del Plan de Energías Renovables 2005-10. Para que la energía eólica continúe su desarrollo y España pueda cumplir los objetivos europeos de cara a 2020, es necesario que el Gobierno establezca ya el nuevo marco regulatorio que sustituya al Real Decreto 661/2007, que vence a finales de 2012. La instalación de parques eólicos exige largos periodos de maduración (de seis a ocho años), por lo que las empresas necesitan conocer ya las condiciones en que se podrá desarrollar el sector a partir de 2013.